Ritual mágico para tener una buena reincorporación después de vacaciones

Comienza Septiembre con ilusión.

Entramos en el mes de Septiembre y la mayoría de nosotros hemos disfrutado ya de las vacaciones y toca reincorporarse al trabajo, a la rutina del día a día. No siempre se recibe esta vuelta a la «normalidad» con alegría, de hecho, lo más normal es sentirnos tristes y sin energía.

Sería fantástico levantarse cada mañana lleno de ilusión y con ganas de comerse el mundo ¿verdad?.

Quiero proponerte una combinación poderosa «un ejercicio de desarrollo personal más una petición mágica» para que comiences «hoy» a cambiar tu vida.

Desarrollo personal + Magia = Transformación y cambio.

Verás, uno de los principales motivos cuando sentimos tristeza o malestar después del periodo vacacional es que no nos ilusiona nada la vida que llevamos, quizás estemos en un trabajo que no nos gusta, hemos cogido peso y tenemos la autoestima baja o  nuestras relaciones de familia o pareja estan pasando por un bache. Mi propuesta es la de pensar  en aquella parte de tu realidad que menos te gusta (trabajo, relacción, salud etc.) y ver que cambio puedes hacer en tu día a día.

El regreso no ha de ser una condena si no, una época de oportunidades.

¿Se te ocurre por donde empezar? No?? para ello te va ayudar el ritual de «nuevos comienzos» que te explico a continuación.

Necesitas:

1 vela azul del tono que te guste , mejor si tiende a los claros y luminosos. El color azul se relaciona con el pensamiento, con la toma de decisiones, la creatividad.. todo lo que tenga que ver con la acción de pensar. Como has de escribir tu nombre en la superficie de la vela elige una de cierta altura, descartando las velas de te.

Anís estrellado, una estrella que esté completa.  Colócala al lado de la vela.

1 Folio.

1 cinta o cordón  del color que te guste.

Primero pondrás tu nombre en un lateral de la vela, en vertical y desde la mecha hasta la base ya que es un ritual de atracción.  Busca una superficie adecuada donde pueda permanecer la vela encendida sin peligro. Yo suelo colocar platos planos y grandes para que la cera que se vaya derritiendo tenga espacio suficiente. Eso sí, elige un plato, bandeja , porta-vela etc. que esté en perfecto estado y que te guste su diseño. La calidad y el cuidado con el que tratemos los elementos de un ritual inciden directamente en el resultado del mismo.

En el folio, escribe con lápiz (en mágia utilizaremos los materiales más naturales posibles) la palabra Cambio en la parte superior de la hoja y la palabra Destino al final de la hoja. Queda mucha superficie en blanco, ¿verdad?

Utilizarás la cinta que hayas escogido para simbolizar el camino que vas a comenzar uniendo encima del folio la palabra Cambio con la palabra Destino.

Cuando te sientas tranquil@ coje la vela entre tus manos y pide a quién le tengas fé ideas inspiradoras que te hagan cambiar la realidad que no te gusta por aquello que deseas, es bueno para ti y tu entorno y que te  haga sentirte bien.

Tras la petición, enciende la vela con cerillas de madera (muy importante) y dejala encendida todo el tiempo que puedas, en caso de que tengas que marcharte puedes apagar la vela con un apagavelas o una cuchara (nunca soples) y vuélvela a encender en cuando tengas oportunidad ( es mejor que sea lo más seguido posible).

Y ahora tienes que estar muy muy aten@ a las señales que sucederán en los próximos días; una sugerencia de un amigo, un folleto publicitario que anuncia una actividad que te puede apetecer, un libro que te ha llamado la atención…pensar en una persona… todo es importante, pon tus cinco sentidos en alerta.

Empieza a llenar ese «folio» de ideas maravillosas, ya verás..es muy Fácil.

Buena suerte!

 

 

 

Deja un comentario